A dos años de la loca decisión de un par de iluminados de trasladar el Centro de Control de Área de Comodoro Rivadavia al Centro de Control de Área de Córdoba, recordamos ese momento, el sufrimiento y la angustia de los compañeros y sus familias, y valoramos el poder de la fuerza colectiva de los trabajadores cuando además goza del apoyo de una comunidad.

Los postergados servicios de navegación aérea en la Patagonia, plenamente asociados a la soberanía de la Nación, deben ser re-valorizados con dotaciones suficientes, incentivos para que el personal se radique allí, mejora en la infraestructura, capacitación.

No olvidamos la crítica situación de los aeropuertos más australes, como Gallegos, Río Grande, Ushuaia, Calafate, como aquellos aeródromos que cumplen un rol esencial en sus comunidades sean o no controlados: Río Mayo, Río Turbio, Río Senguer, San Julian, Tolwin, Perito Moreno, Gobernador Gregores, Puerto Santa Cruz.

Jonatan Doino

                                            Secretario General ATEPSA